Tecnológico de Monterrey

Por: Observatorio de Innovación Educativa

En su conferencia en el Congreso Internacional de Innovación Educativa (CIIE), el presidente de la Universidad de Texas en Austin, Gregory L. Fenves, menciona los pasos que las universidades deben seguir para impulsar a los estudiantes en condiciones socioeconómicas desfavorables.

En su conferencia magistral “Las universidades como motor de la movilidad social”, Gregory L. Fenves, presidente de la Universidad de Texas en Austin, señaló que, en un mundo cada vez más competitivo, la educación es el elemento más importante para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

En el 5° CIIE, celebrado en el Tecnológico de Monterrey, el académico e ingeniero platicó sobre las estrategias que la institución texana ha implementado para corregir la desigualdad en el éxito académico de los estudiantes.

“La movilidad social se define como la oportunidad que debe tener cualquier individuo, en cualquier situación económica, para tener una vida más satisfactoria, saludable y próspera en comparación con la situación en la que creció”, explicó Fenves.

Lee: CIIE, el congreso para debatir sobre la educación del futuro

La misión de las universidades líderes de Estados Unidos, dijo, debe ser impulsar el éxito de los estudiantes, sin importar de dónde provienen.

“Uno de los problemas más retadores que enfrentamos en la Universidad de Texas, y en general en todas las universidades, es cómo ayudar a los estudiantes que vienen de hogares de escasos recursos, ya que estos estudiantes no han sido atendidos históricamente por las instituciones”.

Señaló que en la mayoría de las universidades de élite de Estados Unidos, hay más estudiantes que provienen del 1% más rico de la población que del 60% menos favorecido.

Fenves aseguró que las estadísticas muestran que los estudiantes de escasos recursos igualan sus ingresos con los alumnos que provienen de familias más acaudaladas a los 10 años de haberse graduado, una razón fundamental para apoyar a aquellos estudiantes.

Por si no lo viste: Carl E. Wieman, Premio Nobel de Física, estará en el CIIE 2018

La Universidad de Texas está trabajando en tres áreas para mejorar la calidad educativa, el acceso y la movilidad social:

Involucrar a los alumnos antes de la universidad. Muchos estudiantes de escasos recursos que van a la universidad encuentran problemas debido a su circunstancia. Por ello, crearon un programa para entrenar a los profesores de preparatoria para que capaciten a los estudiantes para la universidad; además, complementan esa enseñanza con docenas de cursos en línea, especialmente en materias como física, química, ciencias computacionales y precálculo. Actualmente cuentan con más de 30 mil estudiantes.

Ya en la universidad, brindar oportunidades para el éxito. La institución texana usa una gran cantidad de datos para identificar a los estudiantes con menores probabilidades de graduarse, con el objetivo de brindarles apoyo adicional. Acercan a estos alumnos a comunidades de aprendizaje pequeñas e intensas que funcionan como redes de apoyo académico.

Aprendizaje experiencial. Mediante este método educativo buscan llevar la experiencia del mundo a la clase. Resolver problemáticas reales atrae a los alumnos, lo que ha permitido a la universidad lograr grandes avances, especialmente en grupos demográficos de afroamericanos e hispanos.

TE RECOMENDAMOS:

Las 6 cuestiones del día que resolvió el CIIE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre