David Copperfield es obligado a revelar uno de sus mejores trucos
Dimitrios Kambouris/Getty Images/AFP

Un mago nunca revela los secretos de sus trucos… a menos de que la justicia así se lo exija.

Eso es lo que le acaba de suceder a uno de los considerados como mejores ilusionistas del mundo, el estadounidense David Copperfield, quien enfrenta una “demanda por negligencia” levantada por un hombre británico. Éste afirma que resultó “gravemente herido” durante un show del mago en Las Vegas, Nevada, en el que participó como voluntario en 2013.

El demandante, Gavin Cox, de 58 años, asegura que una caída durante uno de los trucos de Copperfield le provocó una lesión cerebral.

El accidente ocurrió mientras se llevaba a cabo el llamado Lucky 13, una ilusión en la que 13 personas se sientan en una jaula elevada sobre el escenario. Entonces, el mago coloca una cortina sobre ésta y la retira unos momentos después, revelando una plataforma vacía. Finalmente, los voluntarios ‘aparecen´entre la audiencia.

De acuerdo con el sitio web de David Copperfield, hasta ahora, más de 55,000 personas se han ofrecido como voluntarias para participar en este truco en la última década. Así es como se ve en los espectáculos del famoso mago:

Debido a la demanda, el amigo y productor ejecutivo de los shows de Copperfield, Chris Kenner, fue obligado a revelar ante un jurado el secreto detrás de esta ilusión.

Lo que sucede es que, cuando la jaula con las 13 personas es cubierta por la cortina, miembros del staff sacan al grupo y los guían con linternas a través de pasillos escondidos hasta la parte posterior del teatro. Todo esto a prisa para llegar a tiempo para su ‘reaparición’.

“¿Es esa ruta una carrera de obstáculos?”, preguntó Benedict Morelli, abogado de Gavin Cox, quien dice que las lesiones cerebrales y corporales causadas por su caída durante este recorrido le han costado más de $ 400,000 dólares en atención médica. “No”, respondió Kenner.

Morelli cuestionó también si, antes del truco, el equipo de David Copperfield evalúa la condición física e incluso los zapatos de los participantes. Sin embargo, Kenner se negó a decir si es peligroso guiar al grupo a lo largo de una ruta oscura y desconocida a prisa o no.

Lo que sí expresó es que el propio Copperfield pone a prueba la ruta antes de que la ilusión se lleve a cabo y que, si él hubiera notado algún problema, lo habría notificado.

Por su parte, Cox afirma que su caída le dislocó el hombro y que, más tarde, comenzó a tener un dolor crónico que terminó en una lesión cerebral causada por el accidente. El proceso de demanda continúa.

CON INFORMACIÓN DE THE GUARDIAN

Kevin Mitnick: el Houdini del hackeo muestra sus trucos en México

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre