Se ve una máscara N95 dentro del kit de desinfección N95 desarrollado por la empresa costarricense Plasma Innova y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) en San José. (Foto Ezequiel Becerra / AFP)

Para desinfectar las mascarillas usadas por los médicos en su combate contra la Covid-19, científicos costarricenses desarrollaron una cámara que utiliza luz ultravioleta y plasma.

El aparato fue desarrollado por científicos del Instituto Tecnológico de Costa Rica y la empresa Plasma Innova. Fue probado en laboratorios locales, antes de ser sometido a una prueba internacional.

Recomendamos: El “alcoholímetro” que detecta la Covid-19

La cámara fue ideada por personal de la carrera de Ingeniería en Mecatrónica. Los investigadores recibieron una solicitud de la Caja Costarricense del Seguro Social, que administra los hospitales públicos de ese país.

Un dentista usando la cámara desinfectante
Un dentista trata a un paciente utilizando utensilios desinfectados en la máquina SIWA N95 desarrollada por la empresa costarricense Plasma Innova y el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) en San José. (Foto: Ezequiel BECERRA / AFP)

Desinfectar las mascarillas por recursos limitados

“Somos un país pequeño y las compras que logramos hacer son insignificantes en comparación con el resto del mundo. Lo mejor que podemos hacer para asegurar el suministro en este momento es desinfectar las mascarillas que ya tenemos y reutilizarlas”, comentó Marta Vílchez, científica del Tecnológico.

Autoridades sanitarias costarricenses han reclamado repetidas veces ante las dificultades de obtener insumos y material de protección importados. La irradiación con luz ultravioleta es una tecnología de desinfección validada internacionalmente, explicó el TEC.

La novedad es el uso de aire activado con plasma. Así, genera moléculas de ozono que purifican cualquier objeto que esté en el interior de la cámara.

El personal de la empresa costarricense Plasma Innova y los miembros del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) participan en el proceso de fabricación del kit de desinfección N95, desarrollado por ellos, en San José. (Foto: Ezequiel BECERRA / AFP)

“El ozono es una molécula inestable y reacciona muy bien con las grasas. Es decir, la tendencia del ozono al estar en contacto con el virus sería romper su envoltura y matarlo”, explicó Vílchez.

Aunque el aparato aún aguarda la certificación internacional, ya se utiliza en una clínica dental privada de San José.

El odontólogo Oscar Vargas, quien utiliza la cámara de desinfección en su clínica, destaca que le permite ofrecer a sus pacientes “mayor certificación de esterilización y control de infecciones, en estos momentos de pandemia”. (AFP)

¿Te gustan nuestros contenidos? Puedes suscribirte gratis a nuestro newsletter

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre