iStock

La pandemia de COVID-19 no tiene que ser una tragedia en cuanto a finanzas empresariales y personales, pues hay muchas lecciones que aprender sobre gestión de recursos para continuar operando con menos gastos y de forma remota.

Las industrias del vestido, automotriz y sus proveedores, bienes de consumo durables, casinos, turismo, hotelería, restaurantes, aerolíneas, minoristas (no de comida) y los envíos globales, tienen la mayor exposición a la actual crisis por la baja de actividad.

En el lado opuesto, la contingencia sanitaria resultó un momento de gran dinamismo para las farmacéuticas, firmas de envíos de comida, telecomunicaciones, defensa, materiales de construcción y manejo de basura.

“Amazon y Walmart están contratando gente porque no alcanzan a distribuir sus mercancías con el sistema que tenían antes”, señala Ulises Rodríguez Scalise, consultor de empresas familiares y planeación estratégica.

Con ayuda de la tecnología, algunas empresas tradicionales están logrando hacer frente a la baja de consumo en locales, por ejemplo, de comida. “Uno de mis clientes tiene una pizzería y su nieto le insistió mucho en que adoptara el sistema de Uber Eats. El abuelo, como buen baby-boomer, no quería, pero su nieto insistió y compró el sistema con una inversión mínima. Hoy, la pizzería solo mantiene ventas por Uber Eats”, explica Rodríguez, en referencia a que la pizzería dejó de necesitar las instalaciones de un restaurante.

Lee: La estrategia de algunos laboratoristas en EU para enfrentar la pandemia

Así, con el ejemplo de la pizzería, el especialista sugiere que las empresas estén abiertas a adoptar soluciones de tecnología para innovar y superar las contingencias.

En México, 99.7% de las 6.3 millones de las unidades económicas son micro, pequeñas y medianas empresas de perfil familiar, según cifras del Directorio Estadístico Nacional de Unidades Económicas del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El obstáculo a vencer

La tecnología ofrece la solución, pero los empresarios deben vencer un obstáculo que está en su mente: “La resistencia al cambio –en cualquier organización y momento- es altísima por miedo a lo desconocido, (los empresarios) no saben a qué se están enfrentando, pero una vez que prueban la tecnología se dan cuenta que pueden hacerlo, que pueden adoptar nuevas ideas”, señala el especialista en empresas familiares.

Y los beneficios pueden ser enormes para ciertas industrias. Rodríguez comparte otro ejemplo: una empresa de call center que cerró sus oficinas; un edificio completo donde más de 1,000 ejecutivos atendían llamadas codo a codo todo el día. “La empresa decide pedir los permisos adecuados y mandar a su gente a home office permitiéndoles llevarse el equipo, y se enlazan al sistema central del call center desde casa y siguen trabajando en cuarentena”.

Ahora, la empresa de call center ha encontrado que la productividad de sus empleados es “más alta que nunca” y se ha descubierto que puede cambiar su modelo de negocio, pues la renta del edificio es muy cara, mientras que el home office brinda el beneficio de seguir operando a menor costo.

Lee: Cuida tu negocio con estas estrategias ante la pandemia

“Las industrias favorecidas se están dando cuenta de los beneficios de esta contingencia y trabajo a distancia. Ya no tiene sentido gastar en viajes para hacer una junta de consejo enviando a todos los directivos a otra ciudad y gastar en hoteles, aviones, comidas y pérdida de tiempo para ir a una junta de tres horas y regresar. Creo que difícilmente vamos a volver a esas prácticas. Pero no todas las industrias van a poder subirse a este modelo, como la automotriz y la aeroespacial”, dice Rodríguez.

La buena lección de este momento es que las empresas deben aprender a adoptar modelos de innovación y a cambiar su forma de hacer negocio.

Ahora también es el mejor momento para que las empresas cuiden a los empleados, eliminen divisiones que están en prueba y se enfoquen en el negocio principal, es tiempo de recortar gastos innecesarios y hacer un plan de operación con ingresos al 50% para los próximos 24 meses, asevera el especialista.

 

Para mantener la comunicación, Rodríguez recomienda canales digitales como videollamadas, reuniones virtuales y seguir trabajando en la medida de lo posible.

“Crisis es oportunidad. Busca oportunidades donde otros no las visualizan”, dice.

¿Eres una Pyme y requieres hacer home office? Esto te interesa

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre