hiperacusia y tinnitus
¿Cómo se siente vivir con tinnitus? (Foto: iStock)

Erik Azpeitia es un consultor informático de 47 años que es su propio jefe. Vive en la Ciudad de México y, aunque le gusta desvelarse, empieza el día muy temprano sacando a pasear a su perro. Entrada la noche, cuando todo es silencio en su departamento, un ligero ruido no lo deja solo. Se trata de tinnitus.

Como si su labor fuera llenar el silencio, el tinnitus es una especie de zumbido.

En algunos pacientes es ligero y en otros más potente, permanece aunque nada lo genere. “Mientras hago mis actividades, no me doy cuenta del zumbido. Pero cuando apago la tele, la música, las computadoras y demás y se supone que todo debería estar en silencio, aparece el zumbido”, cuenta Erik.

Mientras, la hiperacusia es una sensibilidad extrema a los ruidos. Un susurro puede ser molesto. Las causas, a veces, pueden ser migrañas o depresión.

¿Duermes demasiado desde la cuarentena? Puedes tener hipersomnia

El origen de un ruido ‘fantasma’

Debido a la pandemia, Erik visita de tres a cinco clientes por día. Tiene que transportarse a edificios corporativos o domicilios para resolver problemas de conectividad, software y hardware. Cuando por fin está en casa para descansar, el tinnitus vuelve.

Aunque su caso –que comenzó hace siete años- es moderado, las consecuencias del tinnitus y la hipersensibilidad al sonido, conocida como hiperacusia, pueden ser graves. “Después de años uno se acostumbra a eso. Al menos a mí no me afecta, lo puedo ignorar. Pero he sabido casos de gente que se volvió loca con la persistencia del ruido”, cuenta.

El tinnitus se presenta como un zumbido, siseo, timbre o chasquidos, dependiendo del paciente. Solo lo percibe la persona que lo padece porque en realidad nada la produce de manera externa.

Se trata de un sonido fantasma al oído. Es una sensación de que estás escuchando un sonido, pero no lo está provocando otra parte de tu cuerpo. El tinnitus puede ser periférico o central”, señala Israel de la Cruz, especialista en otoneurología del Instituto de Otorrinolaringología del Hospital Zambriano Hellion de Tec Salud.

hiperacusia y tinnitus
La tinnitus es una percepción de ruido y zumbido en los oídos. Una causa común es daño en la célula interna del oído. (Foto: iStock)

Aunque las causas son variadas, frecuentemente se asocia la aparición del tinnitus con el daño a las células pilosas del oído interno. Se trata de diminutos pelos llamados cilios que se mueven, según los estímulos sonoros. Esos estímulos llegan al cerebro donde se interpretan como sonidos. Si los cilios se dañan, pueden mandar señales al cerebro aunque no estén captando un sonido.

“Por un incidente que tuve en Cuba consulte a un otorrino. Tenía un tapón (de cerumen) en el oído. Me estaba afectando el sistema del equilibrio”, recuerda Erik.

Una de las causas frecuentes de la aparición del tinnitus es la oclusión por cerumen. Esta cera bloquea la entrada de polvo y otros elementos al oído. Pero si se acumula demasiado puede ser difícil eliminarlo naturalmente. Esto puede irritar al tímpano y provocar el tinnitus, de acuerdo con información de Mayo Clinic.

Otras razones de la aparición del tinnitus son:

  • Pérdida de la agudeza auditiva por la edad.
  • Exposición constante a ruidos fuertes como maquinaria pesada, armas de fuego, uso a alto volumen de dispositivos de reproducción de música.
  • Rigidez en los huesecillos del oído medio debido a una embolia u otros accidentes

Un ruido que causa incapacidad

Las personas que padecen hiperacusia sufren al escuchar sonidos que para otros son completamente normales. “Les molestan (hasta) los susurros. Para entender la diferencia contra una migraña es que una migraña puede ser causa de hiperacusia. Pero no necesariamente todos los pacientes con migraña tienen hiperacusia”, señala De la Cruz.

A diferencia del tinnitus, la hiperacusia sí se detiene. “Es una sensibilidad exagerada al sonido por lo que está relacionada al ruido ambiente. No ocurre si hay silencio”, explica Piedad Díez Román, vocera de Kiversal, una startup dedicada a la creación de aparatos auditivos conectados a internet.

Debido a la molestia que provoca un ruido muy ligero, el paciente puede ver diferentes trastornos para su vida. “Puede ser incapacitante porque hay pacientes que ya no quieren salir por el miedo a los sonidos”, dice De la Cruz.

Por fortuna la hiperacusia se puede tratar. “La hiperacusia afecta profundamente a la vida del paciente, reduciendo su capacidad social de forma evidente y causando limitaciones laborales. El tratamiento de este trastorno, sea cual sea la terapia elegida, consiste en restablecer la tolerancia del oído frente a los sonidos”, dice por escrito Díez Román.

Te puede interesar: Nueva York buscar reducir sus niveles de ruido

Causas de la hiperacusia

Por su profesión los músicos, trabajadores de obras con maquinarias pesadas y aquellos que trabajan con explosivos están más expuestos a estos padecimientos. Las personas que usan constantemente audífonos o escuchan música a volumen alto también pueden resultar afectados.

Su origen también se debe a golpes en la cabeza, parálisis facial, enfermedad de Lyme y la enfermedad de Ménière que afecta el equilibrio y la audición. Incluso una lesión en la mandíbula puede desatar la hiperacusia.

Otras causas son el síndrome de Williams que provoca falta de elastina. La migraña y la depresión son otros factores que pueden desatar este padecimiento.

Tratamiento

Uno de los tratamientos para este padecimiento es la sonoterapia. Se trata de terapias de ruido de banda ancha y ruido rosa que ayudan al paciente a volver a tolerar los sonidos. “Sin embargo, la primera acción que podemos tomar a favor de la salud del oído es no exponerse a altos niveles de ruido”, dice Díez.

Dependiendo del origen de la hiperacusia, central o periférica, se brinda un tratamiento. “Hacemos una evaluación de qué sonidos y qué frecuencias pueden alterar el oído. A partir de ahí le podemos poner un ‘masking’ al paciente por seis meses o un año para que vaya tolerando los sonidos que antes no toleraba”, cuenta De la Cruz.

Kiversal fabrica equipos de diagnóstico auditivo (audiómetros) que permiten determinar los umbrales o márgenes de incomodidad. A través de las pruebas de ‘Unconfort Level’, los audiólogos realizan el diagnóstico, explica Díez.

Si bien hay alternativas para detectar su origen y determinar su tratamiento, los entrevistados coinciden en que la principal medida es la prevención. Si eres de las personas que se expone constantemente a sonidos de altos decibeles, procura proteger tus oídos adecuadamente con tapone u orejeras especiales.

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre