iStock

Por: Diana Zavala / Expansión

“Por favor, describe paso a paso una receta de cocina de algún platillo que te salga muy bien”. Esta petición, realizada durante una entrevista de trabajo, descolocó a Fernanda Sánchez, que aspiraba a una posición como agente telefónico de soporte técnico trilingüe. Las instrucciones las debía dar en español, por lo que no comprendió el motivo de la pregunta; sin embargo, procedió a responder de manera natural y detallada. Pocos días después, la llamaron para anunciarle que estaba contratada.

No es la primera vez que una pregunta, que aparentemente no tiene que ver con el puesto, ha sorprendido a un candidato que se postula a un empleo. Cuando en una entrevista de trabajo se suelen hacer este tipo de cuestionamientos, los reclutadores buscan conocer a la persona en otras facetas que no estén relacionadas con sus habilidades laborales.

“Se trata de medir su creatividad y razonamiento, sacarlos de su zona de confort. Muchas veces vienen preparados y, al preguntarles eso, los mueves y es cuando ves más allá de su CV, de lo que tienen escrito, de las fortalezas y habilidades que ya tienen ensayadas”, explica Roberto Rodríguez, director de recursos humanos de Selecciona Talento.

Puedes leer: 5 errores que cometes durante una entrevista de trabajo

Ishshah Andrea Chávez Chávez, reclutadora freelance que ha participado en proyectos con Adecco y CXSolutions, agrega que estas preguntas también funcionan para medir la personalidad del futuro trabajador. “En este caso (el de la entrevista a Fernanda Sánchez), la pregunta fue para saber qué tan bien se puede desenvolver un trabajador en situaciones poco comunes. Porque alguien extrovertido, abierto o vivaz es más funcional en este tipo de empleos”, menciona.

Su forma de contar las cosas fue lo que provocó que Fernanda Sánchez se quedara con el trabajo que buscaba ya que, aunado a su experiencia, conocimientos reflejados en su CV y en el resto de preguntas de la entrevista, indicó que tenía el perfil adecuado.

La mejor manera de contestar a preguntas que se salen del cuestionario esperado es de manera relajada, con paciencia y de forma precisa. Rodríguez y Chávez coinciden en que los errores, más que en el contenido de la respuesta, están en divagar o dudar, ya que proyecta inseguridad en sus habilidades y conocimientos y esto puede provocar desconfianza por parte de la organización.

Rodríguez Hernández explica que las empresas también quieren saber qué tan interesado está el candidato en otros temas fuera del ámbito laboral. Cuando hacen preguntas sobre conocimiento o posturas que no tienen que ver con el cargo y sus actividades, lo más probable es que se trate de ver la cultura y conocimientos generales que posee.

Te puede interesar: Cuatro consejos para hacer una entrevista laboral vía WhatsApp

En todos los tipos de preguntas, Roberto Rodríguez y Andrea Chávez aconsejan expresarse de manera fluida y con honestidad. La conversación debe ser honesta y acorde con el currículum antes enviado. Si los entrevistados cuentan grandes historias sin sentido, podrían estar mintiendo acerca de sus conocimientos.

También aconsejan que, cuando el reclutador indague sobre las debilidades del candidato, la respuesta no sólo incluya los defectos, sino también una explicación de cómo se están resolviendo.

En la práctica

Estas son algunas de las preguntas que han sorprendido a los candidatos a un trabajo. Todas son casos reales.

1. Pregunta: ¿Te inclinas más por la ideología de Hitler o Gandhi?
Cómo responder: “Aquí no habría respuesta incorrecta, no juzgaremos sus creencias. Solamente queremos saber qué tan interesados están por otros temas y qué tanto conocen de manera general”, detalla Rodríguez, quien reconoce haber realizado esta pregunta en varias ocasiones. Hasta el momento, nadie a optado por la ideología del alemán, pero el especialista señala que es una pregunta que busca conocer la cultura general del candidato a través de la explicación de por qué eligiría a uno u otro.

Qué pretende el reclutador: Saber si el talento se interesa por leer o investigar cosas ajenas al trabajo que también lo podrían enriquecer.

2. Pregunta: Si estuvieras en una máquina de refrescos pero no permitiera utilizar monedas, ¿qué harías para sacar la lata?
Cómo responder: Rodríguez comenta que es una de las preguntas que ha llegado a utilizar en los procesos de selección de talento. Tampoco aquí hay una respuesta correcta pero, entre más creativa es la respuesta de un candidato, mejor.

Qué pretende el reclutador: El especialista explica que la opción más utilizada por los candidatos es utilizar un billete. Sin embargo, este tipo de respuestas no proyectan una buena imagen del candidato, pues demuestra falta de creatividad. Al buscar maneras más ingeniosas para contestar, se puede saber si la persona es de pensamiento ágil y si es buena para resolver problemas.

3. Pregunta: ¿Qué preferirías, irte de aquí hoy con 100,000 pesos o volver en 10 años para que te demos un millón? ¿Qué harías con el dinero?
Cómo responder: Lo menos atractivo para las compañías es que un talento responda que quiere esperar para después volver por el dinero. Esto demuestra pereza para actuar y pensar. Los candidatos deberían hablar sobre las maneras en las que podrían tomar el dinero y hacerlo crecer.

Qué pretende el reclutador: Generalmente, se realiza aunque el puesto no esté relacionado con finanzas o inversiones. Permite saber la visión que tiene el candidato y su creatividad para encontrar soluciones.


4. Pregunta: ¿Sabes distinguir la personalidad que transmiten las personas a través de los colores?
Cómo responder: Esta fue una de los planteamientos que le realizaron a Estefany Murillo, quien buscaba el puesto de analista multinacional en una agencia de seguros. La pregunta sorprendió en un primer momento a la candidata, pero resultó que conocía a lo que se referían y contestó: “Azul corresponde a las extrovertidas; verde, a las sistemáticas, les tienes que decir cómo hacerlo y así trabajan. Las amarillo son las más sentimentales”. Sus conocimientos en ámbitos diversos fueron un punto positivo en su encuentro y, sumado a sus habilidades técnicas, le permitieron obtener el trabajo.

Qué pretende el reclutador: Rodríguez y Chávez coinciden en que, aunque no es fundamental tener conocimientos de aspectos tan específicos como el planteado a Estefany y no le habrían restado puntos en caso de no haber podido contestar, su respuesta le dio ventaja frente a otros candidatos. Demostró tener un bagaje cultural amplio.
En esta ocasión también funcionaba para conocer la sinceridad de la persona, pues si la postulante no sabía pero comenzaba a inventar, podría haber sido indicador de su falta de honestidad.

5. Pregunta: ¿Has consumido drogas o alcohol en los últimos días?
Cómo responder: Brian Andrés Esquivel Mendez tuvo que pensar bien su respuesta, se postulaba a un trabajo de estudios socioeconómicos.

“No soy bueno mintiendo, sabía que mi rostro me iba a delatar y les dije que sí. Pensé que la había ‘regado’ completamente, que fue una pérdida de tiempo y que debí haber mentido. Además, había otras siete personas que iban a pasar a la entrevista, algunas mucho más presentables en su forma de vestir, todos más grandes que yo en edad. Sentí que no había forma de conseguir el empleo. A la semana me llamaron para presentarme a trabajar”, relata Esquivel.

Los especialistas consultados coinciden en que no es una pregunta habitual en las entrevistas de trabajo, ya que los reclutadores no suelen llegar a tocar este tipo de cuestiones personales. Sin embargo, consideran que lo importante aquí es la honestidad del candidato.

Qué pretende el reclutador: Chávez comenta que la respuesta da confianza a la empresa sobre la sinceridad del trabajador.

TAMBIÉN PUEDES LEER:

Así influye el lenguaje no verbal en una entrevista laboral

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre