iStock

Durante cinco meses, el mundo ha convivido con el nuevo coronavirus, pero todavía hay personas que se niegan a creer que exista: dudan que sea una enfermedad real y que esté cobrando la vida de miles de personas. Rechazar su existencia es normal.

“Es muy entendible que la gente no lo crea porque es un mecanismo de defensa psicológico: cuando algo pone en peligro tu vida o tu tranquilidad y es algo a lo que no hay solución y nadie tiene una respuesta o una cura, (tu mente) te hace negarlo. Estamos en una etapa de duelo y de negación”, explica el científico Alejandro Sánchez, especialista en genómica y bioinformática y miembro del equipo especializado que descifró las variantes genéticas del virus SARS-CoV-2.

Diana Gutiérrez, psicoterapeuta de la unidad clínica de Neurociencias Neurométrics, explica que a nivel psicológico estamos experimentando varias etapas. “La primera etapa en una crisis es que estamos en shock, como al inicio de la cuarentena cuando se hicieron las compras de pánico”, detalla la especialista. “Luego entra la etapa de negación, en la que no creemos lo que está sucediendo, nuestro cerebro nos va a tender ciertas ‘trampas’ como formas de negar la realidad”.

Lee: OMS estima que el coronavirus podría no desaparecer

En esta etapa, agrega Gutiérrez, la gente incluso cree que no existen pacientes con Covid-19. Esto a pesar de la información sobre la pandemia y las medidas de contingencia que se repiten a diario en distintos medios. “En México tenemos bastantes pensamientos mágicos: desde las teorías conspirativas sobre que el Covid-19 fue inventado por los chinos, hasta teorías acerca del Apocalipsis que van acompañadas de enojo y de frustración como ‘¿por qué nos está pasando a nosotros? y ¿por qué no le pasa a alguien más?’”, continúa la especialista.

En algunos casos, la negación inicial a corto plazo puede ser algo positiva, de acuerdo con la Clínica Mayo. Pues este periodo puede ser útil para que las personas se adapten a una situación estresante y hagan cambios en su estilo de vida.

“La negación le da a la mente la oportunidad de absorber información inquietante o perturbadora de manera inconsciente, a un ritmo que no genere una crisis emocional”, agregan especialistas de la clínica. “(Pero) si la negación persiste y te impide que tomes las medidas adecuadas, como consultar con el médico, se trata de una respuesta perjudicial.

Lee: Desinformación en redes sociales, la otra batalla en una pandemia

La psicoterapeuta de la unidad clínica de Neurociencias Neurométrics afirma que si las personas no se adaptan a lo que está sucediendo, pueden ser más vulnerables y presentar trastornos emocionales como depresión y ansiedad. “Es necesario que aceptemos la situación y nos adaptemos a la nueva realidad”, enfatiza.

Analizar con sinceridad los temores, pensar en las posibles consecuencias negativas de no hacer nada, expresar los miedos y emociones son algunas de las estrategias que los especialistas sugieren para avanzar en el estado de negación.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre