EFE

“Dios no juega a los dados”, dijo alguna vez el físico alemán Albert Einstein, una frase que ha llevado a muchos a asumir que era una persona religiosa, a pesar de que en varias ocasiones se declaró agnóstico y en algunas otras ateo.

Prueba de ello es una carta que escribió en 1954 en la que afirmó que Dios no es sino “producto de la debilidad humana”, y que el próximo diciembre será subastada por la casa Christie’s en Nueva York, Estados Unidos.

La misiva, cuyo valor estimado es de entre un millón y 1.5 millones de dólares, fue redactada por Einstein un año antes de su muerte. El texto estaba dirigido al filósofo Eric Gutkind en respuesta a su libro Escoger la vida: la llamada bíblica a la rebelión.

“La palabra Dios no es para mí nada sino la expresión y el producto de la debilidad humana; la Biblia una colección de leyendas venerables pero aún bastante primitivas”, escribió el físico alemán. “Ninguna interpretación, no importa cuán sutil, puede (para mí) cambiar nada de esto”.

Resultado de imagen para Carta, Einstein, Dios

La carta de una página y media será subastada el 4 de diciembre. Anteriormente, en 2008, fue comprada en un remate similar por un coleccionista privado por 404,000 dólares.

“Es una de las declaraciones definitivas en el debate ciencia versus religión”, consideró Peter Klarnet, experto en libros y manuscritos de Christie’s.

Hijo de judíos askenazí, Albert Einstein huyó de Alemania a Estados Unidos a los 54 años, a la llegada de Adolf Hitler al poder. En su misiva aseguró que el judaísmo no es superior al resto de las religiones y que los judíos no son el pueblo elegido.

“Para mí, la religión judía no adulterada es, como todas las otras religiones, una encarnación de la superstición primitiva”, se lee en el documento.”Y el pueblo judío, al que con mucho gusto pertenezco y en cuya mentalidad me siento profundamente anclado, para mí no tiene ningún tipo de dignidad diferente a la de los otros pueblos”.

Además de ser alemán, el físico obtuvo las nacionalidades suiza, austriaca y estadounidense.

El diario en el que Einstein revela sus pensamientos racistas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre