iStock

Por: Gabriel Pérez Díaz

Uno de los dichos más populares en nuestro país parte de: ‘somos lo que comemos’, pues la dieta que seguimos tendrá un impacto directo en nuestra salud.

Sin embargo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), considera que la agricultura y su consumo desproporcionado no sólo afecta la vida diaria de millones de personas, sino también, lo hace con el ecosistema.

Por ejemplo, la digestión de las vacas y otros animales como cerdos, búfalos y pollos, entre
otros animales, en forma de ventosidades y excrementos, junto con el uso de la tierra que
requiere su crianza y alimentación, libera más gases que todo el sector mundial de
transportes (incluyendo todos los coches, aviones, trenes y barcos juntos).

Por este motivo, diversas empresas en diferentes partes del mundo, entre las que destaca la startup holandesa ‘Mosa Mear’, contemplan la creación de carne en laboratorios para disminuir el fenómeno que acaba poco a poco con nuestro planeta.

Lee: Impacto de cambio climático en México supera los 17,949 mdd

Según Yadira Peña, alumna del MBA de EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey, esta nueva tendencia alimenticia presenta una oportunidad de negocio y desarrollo de nuevos productos, al mismo tiempo que enfrenta la problemática de hambruna y destrucción del medio ambiente, pues se necesita de una gran cantidad de recursos para alimentar y cuidar de los animales que consumimos.

De esta manera, la carne de laboratorio presenta ventajas sobre la tradicional en cuanto al trato y tortura animal, condiciones sanitarias, enfermedades adquiridas en ella y en la protección ambiental y económica.

Te puede interesar: Livestock Analytics, ganadería inteligente

Desafortunadamente, este material aún no se encuentra disponible en el mercado ya que aún no es un negocio alcanzable utilizando la tecnología actual. No obstante, ya existen compañías interesadas en su creación e inclusive, algunas de ellas esperan lanzar una línea de productos dentro de 3 o 4 años, asegurando que se conservarán el sabor, apariencia y textura.

Esta nueva tecnología podría significar una solución a la problemática del cambio climático con una innovación que tanta falta le hace a la alimentación y a nuestro planeta.

TAMBIÉN PUEDES LEER: 

Cambio climático limita evolución de los humanos: estudio

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre