Candida auris: el resistente hongo que ya llegó a Latinoamérica
Science Photo Library

Desde que el hongo Candida auris fue descubierto hace una década se convirtió en uno de los más grandes temores en los hospitales: en los humanos, esta especie puede causar candidiasis invasiva, en la que el torrente sanguíneo (fungemia), el sistema nervioso central, el respiratorio y los órganos internos son infectados. 

La mayoría de los casos se han registrado en hospitales de diversas partes del mundo, afectando principalmente a los pacientes con sistemas inmunes debilitados. Recientemente, el hongo Candida auris ha atraído una mayor atención debido a su expansión.  

Además, el tratamiento de la candidiasis invasiva es muy complicado pues, para empezar, es difícil de diagnosticar, por lo que un 60% de los infectados hasta el momento ha perdido la vida. A esto se suma su resistencia a múltiples fármacos. 

La profesora Janiel Nett, del Departamento de Medicina y Microbiología Médica e Inmunología de la Universidad de Wisconsin, explicó a BBC que más del 90% de las infecciones causadas por el Candida auris son resistentes a al menos un medicamento, mientras que el 30% son resistentes a dos o más fármacos.

“Hemos llegado a ver cómo esta resistencia se desarrolla en un mismo paciente a lo largo del tratamiento”, agregó la investigadora Johanna Rhodes, especialista en enfermedades infecciosas del Imperial College London. “Y parece que la resistencia del hongo también se desarrolla a medida que se expande por el mundo”.

¿Por qué se está expandiendo?

Candida auris fue descrito por primera vez tras ser aislado del canal auditivo de una mujer japonesa de 70 años en el Hospital Metropolitano de Tokio en 2009. 

Los primeros casos de infección se informaron en Corea del Sur en 2011, seguidos por otros en Asia y Europa, hasta llegar a Estados Unidos en 2013. 

Desde entonces, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades​ de Estados Unidos (CCPEEU) advierten que más y más países están siendo afectados por el hongo y la infección que causa, especialmente en América Latina. 

Hasta ahora se han unido a la lista Colombia, Venezuela y Panamá, además de Chile y Costa Rica con casos únicos. 

De acuerdo con BBC, un reciente estudio sugiere que el calentamiento global ha alimentado la propagación del hongo Candida auris pues, “igual que la mayoría de estos organismos, prefiere las frescas temperaturas del suelo, pero el aumento global de las temperaturas podría haberle obligado a adaptarse a ambientes más cálidos, lo cual ha hecho más fácil que el hongo sobreviva en el cuerpo humano, con temperaturas entre los 36 y 37 grados centígrados”.

¿Debemos preocuparnos?

A pesar de la expansión del hongo y las muertes que ha provocado, Rhodes aseguró que las personas sanas no deberían preocuparse en exceso ni dejar de ir al hospital por miedo a contraer la infección.

“Estos pacientes ya estaban hospitalizados cuando desarrollaron la candidiasis invasiva y su sistema inmunológico se encontraba debilitado”, explicó. “Así que es importante recordar que, aunque murieron con la infección, eso no significa necesariamente que fallecieron debido a ella”.

La investigadora añadió que hoy los profesionales de la salud de casi todos los países del mundo ya saben cómo identificar las infecciones causadas por Candida auris, por lo que “están mejor preparados”. 

Destacó además otra buena noticia: muchas compañías están empezando a desarrollar medicamentos para combatir las nuevas infecciones. Sin embargo, aclaró, éstos aún tendrán que pasar por pruebas clínicas y ser aprobadas, lo que llevará tiempo. 

Arca de Noé de microorganismos, antídoto contra crisis global de salud. Entérate aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre