Calentamiento estratosférico provoca agujero en la ionósfera: estudio
NASA/JPL

Un reciente estudio del Observatorio Haystack del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) determinó la existencia de un agujero en la ionósfera de la Tierra, es decir, la capa superior de nuestra atmósfera.

De acuerdo con el equipo científico liderado por Larisa Goncharenko, cuya investigación fue publicada este junio en Journal of Geophysical Research, el origen de este hoyo está en uno de los eventos atmosféricos a gran escala más interesantes desde el punto de vista científico, el calentamiento estratosférico repentino.

En este fenómeno, enormes ondas en la troposfera, la capa inferior de la atmósfera, se propagan hacia la estratósfera.

“Éstas ondas planetarias son generadas por el aire que se mueve sobre estructuras geológicas tales como grandes cadenas montañosas”, explicó el MIT en un comunicado. “Una vez en la estratosfera, interactúan con las corrientes de chorro polar (…) y las temperaturas en la estratosfera aumentan dramáticamente en unos pocos días”.

En algún momento se pensó que los cambios inducidos por el calentamiento estratosférico repentino en la ionósfera eran eventos diurnos, sin embargo, el estudio dirigido por Goncharenko examinó desde enero de 2013 el efecto de este fenómeno durante las noches.

La investigación halló además que la densidad de electrones en la ionósfera nocturna se redujo de manera considerable por los efectos del calentamiento estratosférico repentino durante varios días, formando un agujero significativo que se extiende a través de los hemisferios.

Según el MIT, este estudio ayudará a comprender cómo los eventos lejanos y en otras capas de la atmósfera afectan a la ionósfera. Esto es importante porque esta capa atmosférica superior contiene partículas cargadas por la radiación solar, lo que puede afectar diversos sistemas de navegación y comunicación e incluso herramientas imprescindibles de los aviones.

“Ser capaz de predecir la actividad de los electrones cargados en la ionosfera es importante para garantizar la integridad de las tecnologías basadas en satélites”, concluyó el MIT.

La gran tormenta solar que podría ocurrir en 2023

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre