El blockchain hace a un lado los diplomas y da paso a las certificaciones digitales
iStock

El blockchain o cadena de bloques se hace cada vez más presente en todo tipo de sectores gracias a la transparencia, inmutabilidad, control, precisión y, sobre todo, seguridad que ofrece.

Su relevancia es tal que, de acuerdo con la firma de consultoría e investigación de las tecnologías de la información Gartner, su valor agregado comercial superará los 360,000 millones de dólares para 2026 y luego crecerá a más de 3.1 billones para 2030.

Y es que el blockchain es una tecnología que puede funcionar para prácticamente cualquier tipo de operación que involucre valor, bienes o propiedades. También puede aplicarse para generar sistemas de votaciones e incluso videojuegos y objetos conectados, por ejemplo, destaca la plataforma dedicada a las cadenas de bloques Katun.

Una tendencia creciente en este sentido es su uso para emitir acreditaciones educativas.

Organizaciones de la talla del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), la Universidad de Cambridge, la Universidad de Texas en Austin, la Universidad de Manchester, la Universidad de California en Berkeley, la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres y la Universidad de Melbourne ya ofrecen certificaciones digitales con blockchain.

En México, la primera es la Vicerrectoría de Educación Continua del Tecnológico de Monterrey, la cual considera que los títulos tradicionales ya son insuficientes. Por ello, empezó en 2015 a emitir insignias digitales.

Ahora, a partir de junio, otorga a todos aquellos que completan un diplomado, taller, seminario o curso un diploma físico, uno digital y la insignia digital, todo “soportado en blockchain”, según dijeron Claudia Arellano, coordinadora de procesos internos, y Paulina Campuzano, líder de procesos orientados al cliente, ambas de la Vicerrectoría de Educación Continua, a Tec Review.

Este programa ya está presente en todas sus sedes a nivel nacional, así como en algunas en el extranjero, incluidas la de Colombia y Perú.

“Es un proyecto muy ambicioso, tenemos previsto entregar entre 5,000 y 10,000 certificaciones cada año”, explicaron. “Hasta ahora, en México y en Latinoamérica, somos los únicos del sector educativo que utilizan blockchain en certificaciones digitales”.

Las certificaciones digitales tienen la misma función que las físicas, sin embargo, abren la puerta a nuevas oportunidades. Por ejemplo, es más sencillo agregarlas a un currículo digital o red social como LinkedIn, así como compartirlas con cualquier persona u organización alrededor del mundo.

Además, ahorran papel, espacio, evitan que la persona pierda el documento o que éste se maltrate, y es altamente seguro, destacaron Arellano y Campuzano.

“Uno de los beneficios clave para los ejecutivos es que pueden demostrar a los empleadores que tienen un diploma del Tecnológico de Monterrey. La parte interesada puede verificar la autenticidad del mismo a través de un portal, que utiliza blockchain como notario, localizando el ID de la transacción, verificando y confirmando que nada ha sido alterado desde que el registro fue agregado”, detallaron.

Criptomonedas y blockchain: todo lo que debes saber

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre