¿Cuál es el futuro de la fecundación asistida? (Foto: iStock)

La tecnología de punta no solo sirve para realizar con mayor facilidad actividades cotidianas, sino también para cultivar con menor margen de error embriones humanos in vitro.

La meta es aumentar la probabilidad de éxito de que el embrión se desarrolle apropiadamente en el laboratorio, luego se implante en el útero de la madre y, finalmente, esto culmine en el nacimiento de un bebé sano.

La automatización

Se trata de incrementar el porcentaje actual de más de 95 % de éxito en tener por lo menos un bebé tras intentar con cuatro o cinco embriones cultivados en laboratorio, de acuerdo con Israel Maldonado Rosas, biólogo del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y director del Centro de Innovación Tecnológica y Medicina Reproductiva (Citmer), en la Ciudad de México.

“En los laboratorios hay especialistas haciendo las técnicas para generar los embriones, con el fin de transferirlos, hacerles el diagnóstico genético y congelarlos. Pero ya se está sumando la automatización, para que robots hagan tratamientos de reproducción asistida y den más oportunidad de mejorar los resultados”, explica este científico en entrevista para Tec Review.

Por otro lado, la reproducción asistida se encamina hacia la personalización de las valoraciones médicas mediante la inteligencia artificial.

“Para mejorar los diagnósticos tomamos en cuenta no solo la morfología del embrión, sino también cómo éste aprovecha los carbohidratos y qué tantas moléculas libera al medio de cultivo, datos que pueden analizarse con inteligencia artificial. Con todo esto, que ya se está desarrollando, se va a incrementar la oportunidad no solamente de embarazo, sino también de que se aborten menos y nazcan más bebés”, expresa el también especialista en técnicas de reproducción asistida por la Clínica de Fertilidad IVI, en Valencia, España. 

Las nuevas tecnologías de purificación del aire en el laboratorio donde se realiza el cultivo también son un factor que permite no descartar tantos embriones antes de que sean implantados en el útero de la madre.

“Los aires acondicionados ahora no solo filtran el polvo y las bacterias, sino también filtran partículas suspendidas que son liberadas de fuentes como gasolineras y automóviles. Se trata de moléculas muy pequeñas que ahora son retenidas y no entran al laboratorio para que no lleguen a los embriones”, explica Maldonado Rosas.

El condensado Bose-Einstein y el mexicano que consiguió las temperaturas más frías del universo

 

¿Cuáles son los factores que afectan la fertilidad?

Dieta elevada en azúcares, consumo de alcohol y contaminación ambiental aumentan el estrés oxidativo que afecta el organismo de hombres y mujeres, lo cual repercute negativamente en la reproducción humana.

“Los óvulos como los espermatozoides se ven dañados por estas condiciones que incrementan la cantidad de radicales libres que buscan reaccionar con lo que está alrededor dentro de las células, como por ejemplo las proteínas y el ADN”, comenta Maldonado.

Otro factor importantísimo, según este biólogo del IPN, es la edad de la mujer, porque cuando se acerca a los 37 años la oportunidad de reproducción disminuye.

“También hay otros factores como la endometriosis que pueden afectar la calidad de los ovocitos, lo cual disminuye la oportunidad de que el embrión formado en el laboratorio tenga posibilidad de implantarse y sea sano”, aclara.

Finalmente, Maldonado asegura que las dificultades para tener hijos son consideradas como un problema equitativo.

La ciencia actual no inclina la balanza de responsabilidad a ninguno de los integrantes de la pareja en particular. “Siempre se ha establecido que el 50 % de los factores que llevan a una pareja a la infertilidad es por el varón y el otro 50 % se debe a la mujer”.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre