Astrónomos detectan una misteriosa señal del espacio profundo
Jingchuan Yu, Beijing Planetarium

El universo es tan grande que aún guarda una infinidad de ‘secretos’ para el ser humano. Entre todos estos se encuentran fenómenos para los que los expertos todavía no encuentran una explicación, como los estallidos rápidos de radio, probablemente uno de los más misteriosos.

Se trata de señales de gran potencia que ocupan un determinado rango de frecuencias. Nunca se sabe cuándo ni dónde aparecerán, por lo que la única forma de detectarlos es el monitoreo continuo. Tampoco se sabe qué sucesos las producen, sólo parecen venir de muy lejos.

De lo que los astrónomos si están seguros es que, aunque estas extrañas señales duran apenas unos pocos milisegundos, generan una inmensa cantidad de energía, comparable a la que producirían 500 millones de soles.

La primera vez que se supo de su existencia fue en el 2007 y, desde entonces, especialistas de todo el mundo han tratado de ‘cazar’ estos brillantes e inesperados destellos en el firmamento.

El año pasado sucedió algo extraordinario: los investigadores encontraron que por lo menos 16 estallidos rápidos de radio provenían del mismo punto en el espacio, ¿habían encontrado el origen de este fenómeno?

Este 2018 volvió a suceder: Un equipo de expertos de la Universidad McGill, en Canadá, hizo pública este agosto en el boletín digital Astronomers Telegram la detección de otro misterioso estallido de esta naturaleza, aunque en esta ocasión vino desde una fuente espacial desconocida.

Por si este hallazgo pareciera poco, resulta que el estallido rápido de radio más recientemente registrado se produjo en el rango de frecuencias de 580 megahertz, casi 200 MHz más bajo que cualquier otro detectado hasta el momento.

Esto demuestra que el rango de frecuencias de estos estallidos es mayor de lo que se pensaba, lo que quiere decir que probablemente vienen de muy, muy lejos, incluso desde miles de millones de años luz de distancia, dicen los especialistas.

El inusual descubrimiento tuvo lugar el 25 de julio y fue bautizado como FRB 180725A.

¿A qué podrían deberse estos misteriosos fenómenos? Los científicos apuntan a la posibilidad de que tengan que ver con las estrellas de neutrones, así como con agujeros negros, púlsares con estrellas compañeras, implosiones de cadáveres estelares o magnetares. Así, su origen y su razón de ser siguen siendo un secreto del Universo.

CON INFORMACIÓN DE ABC

Descubren cúmulo de galaxias tan grande como tres mil billones de soles

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre