Tec de Monterrey

Cada día, el Hospital San José –en el corazón de Monterrey, Nuevo León- recibía a pacientes que podían acceder a consultas con médicos de 50 especialidades y subespecialidades. Sus servicios iban desde las citas de rutina hasta trasplantes, cirugías, servicios hospitalarios, diagnósticos y clínicos. Pero la pandemia de Covid-19 rompió esa dinámica, ahora el personal de este hospital sólo atiende a pacientes diagnosticados con el nuevo coronavirus.

Todos los servicios que se brindaban en el Hospital San José, del sistema Tec Salud, se migraron al Hospital Zambrano Hellion, a cuatro kilómetros de distancia. El cambio se decidió tras seguir el avance de la pandemia a escala mundial y ver su llegada a México el 28 de febrero, cuando se dieron a conocer de manera oficial los primeros casos de Covid-19 en México.

La enfermedad tardó dos meses en llegar al territorio nacional desde que se reportaron los primeros casos en China, en diciembre del año pasado. Fue tiempo suficiente para que los médicos, científicos e investigadores mexicanos pusieran manos a la obra en las labores de contención. Guillermo Torre Amione, rector del sistema de salud del Tec de Monterrey, TecSalud, comenzó con su equipo la evaluación de los retos a enfrentar, pues para el 30 de enero ya había casi 8,000 casos confirmados del nuevo coronavirus en China y otros 18 países, de acuerdo con información de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Para centrar los esfuerzos en la atención a la enfermedad y tener un hospital debidamente habilitado para tratar a los pacientes, Sven Boes, director general de Hospitales de TecSalud, y Torre trabajaron desde los primeros días de marzo en la migración de los servicios de atención a enfermedades al Hospital Zambrano Hellion.

Recomendamos: La baja mutación del coronavirus abre la puerta a una vacuna general

Los pacientes internados de larga estancia se trasladaron al hospital Zambrano Hellion para su seguridad, mientras que los de corta estancia permanecieron aislados en el San José. A través de las aseguradoras y empresas que tienen contratos de atención médica con TecSalud se transmitió la noticia de migración de servicios fuera de Covid-19 al hospital Zambrano Hellion.

“Escogimos el (hospital) San José (para atender casos del nuevo coronavirus) porque es más fácil de segmentar por áreas, de manera que no haya contaminación cruzada con otras áreas donde eventualmente podría haber pacientes no Covid-19″, cuenta Boes. “Una vez que decidimos hacerlo ahí nos dimos cuenta que faltaba espacio para llevar a cabo las pruebas, entonces instalamos tres módulos de diagnóstico externo en el San José y dos en el Zambrano”.

La enfermedad fue declarada pandemia por la OMS el 11 de marzo, justo cuando las autoridades de Nuevo León reportaron su primer caso. En ese momento, el trabajo de habilitación del Hospital San José estaba a la mitad. “Aproximadamente nos llevó 15 días preparar un piso de hospitalización, otros 15 días el otro piso y 10 días para preparar las casetas (de aislamiento)”, agrega Boes. Finalmente, el primer paciente positivo a Covid-19 ingresó a ese hospital el 17 de marzo.

Capacidad amplia

Aunque Nuevo León es un estado fronterizo y tiene a Monterrey, la tercera ciudad más poblada del país, sólo se han registrado 664 casos en todo el estado. Esto representa el 1.8% del total de casos en todo el país, de acuerdo con cifras de la Secretaría de Salud al 11 de mayo.

“No hemos tenido tantos pacientes hospitalizados, hemos realizado más de 2,300 pruebas y poco más de 160 pacientes han dado positivo (a Covid-19), pero de esos sólo hemos internado a 40”, detalla Boes. Sin embargo, en el Hospital San José saben que no es momento de bajar la guardia.

“México ha sido definitivamente mejor que otros países que tomaron medidas de contención y mitigación”, considera Torre. “No estamos en una situación tan adversa como ha sido Italia, España o Estados Unidos”.

Lee: Laura Palomares: “Para Covid-19 trabajamos con vacunas recombinantes”

Para dimensionar el avance de la pandemia en el país, hasta el momento, los casos confirmados de Covid-19 en todo el país llenan el 41% de la capacidad del Estadio Azteca. Y los casos de Nuevo León representarían una pequeña sección de butacas. Pero los profesionales de la salud piden no bajar la guardia, pues el riesgo de contagio es aún alto y la capacidad hospitalaria nacional y de otros países se ha saturado con los casos masivos.

Capacitación para la emergencia

Además de las inversiones en equipo, habilitación de hospitales e insumos, la capacitación del personal ha sido un tema crucial para atender la pandemia. En el Hospital San José hay 250 enfermeras disponibles para cuidar a los pacientes, 94 de ellas están especializadas en el manejo de equipo de protección personal. Infectólogos, cirujanos, internistas y otros especialistas del sistema TecSalud también siguen el desarrollo de la enfermedad.

“Nos preparamos para recibir en un momento dado hasta 160 pacientes hospitalizados y 50 en terapia intensiva y queremos que no se llene, sería lo mejor que nos podría pasar”, destaca Boes.

Dado que el personal de salud tiene más de 20% de posibilidades de enfermarse de Covid-19 al realizar su trabajo, el sistema TecSalud cubrió con seguros de gastos médicos mayores al personal que todavía no contaba con él, ampliado a sus familiares. En caso de resultar positivos a la enfermedad, su atención será en este sistema de forma gratuita.

Los miembros de TecSalud reconocen también la ayuda de hoteles que han alojado a los médicos y enfermeros que no desean regresar a casa a descansar, para evitar contagiar a sus familias, así como las donaciones de insumos como cubrebocas, caretas y servicios de transporte gratuito.

Torre y Boes coinciden en que el apoyo de la comunidad es fundamental para poder seguir haciendo frente a la pandemia, como permanecer en casa y atender las medidas de seguridad que señala el gobierno federal a fin de evitar saturar los servicios de salud.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre