iStock

(EFE) –  Una de las características que destaca en las abejas es su capacidad por recolectar polen y néctar de las flores; sin embargo, esto no es lo único que las distingue.

De acuerdo con un estudio publicado por  Science Advances, investigadores señalan que las abejas cuentan con la capacidad de elaborar operaciones matemáticas simples, como la suma o la resta.

Este  trabajo de investigación se centra en comprender la relación entre el tamaño del cerebro y la potencia de éste, experimentando con estos pequeños insectos.

El descubrimiento, que implica que las matemáticas no requieren un cerebro de gran tamaño, podría ser una puerta abierta de cara al campo de la Inteligencia Artificial, especialmente para mejorar los procesos de aprendizaje rápido, según información publicada por la Universidad RMIT de Melbourne, en Australía.

Lee: Reducción de abejas, amenaza para la alimentación humana

Los investigadores aseguran que realizar operaciones matemáticas requiere un nivel cognitivo bastante sofisticado, puesto que interactúan la memoria a largo plazo, que es la que contiene las reglas de adición y sustracción, y a corto plazo, que se encarga de manipular los números de una operación concreta.

Muchas especies no humanas son capaces de entender las diferencias entre cantidades y aplicarlas para resolver problemas cotidianos, pero resolver operaciones aritméticas requiere un nivel de procesamiento cerebral más complejo.

El estudio parte de la base de que las abejas entienden el concepto de cero, como ya se ha demostrado, y consiste en enseñarles a reconocer colores como representaciones simbólicas de suma y resta para que puedan utilizar esta información para resolver problemas matemáticos.

Por si no lo viste: Está en las abejas la fórmula para crear plástico sustentable

El experimento 

Las abejas fueron entrenadas en un laberinto, donde al entrar veían entre 1 y 5 formas de color azul (suma) o amarillo (resta). Después tenían que volar hasta una ‘cámara de decisión’, donde optaban por dirigirse a la izquierda o a la derecha. Al final recibían estímulos positivos cuando iban al lado correcto, o negativos cuando volaban al incorrecto.

Al principio del experimento, las abejas tomaban decisiones aleatorias pero, gracias a los estímulos, finalmente aprendieron que azul significaba +1 y amarillo -1, por lo que fueron capaces de resolver el problema.

Las abejas no son la única especie no humana capaz de sumar y restar. Otros estudios han indicado que algunos primates, pájaros e incluso arañas tienen esta capacidad.

Te puede interesar: Así es como las abejas podrían ayudar a medir la contaminación

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre