Envato elements

Por Angélica Pineda / Expansión

¿Cómo es posible que puedas pedir un taxi, comida o un préstamo desde el celular, pero no puedas encontrar a alguien para que trabaje en tu compañía? Esa pregunta se hacía Vera Makarov en 2015.

Reclutar personal para cubrir vacantes en las empresas es un proceso que tarda, en promedio, 50 días. Y cuando la elección no es adecuada genera costos y pérdida de tiempo.

En agosto de 2016, Makarov, José Pertusa y Yeri Arenas crearon Apli, una agencia de empleos digital que utiliza la inteligencia artificial para que empresas como Femsa, Banco Azteca y Cinépolis cubran sus vacantes en 24 horas.

Lee: 4 tendencias laborales que están transformando a las empresas

La solución

Los emprendedores diseñaron un chatbot que entrevista a los aspirantes, les pregunta sobre su experiencia y habilidades, sueldo deseado y disponibilidad de horario. El bot aplica incluso aplica un test de conocimientos. También recopila el currículum vitae y, si el candidato pasa la entrevista, agenda la cita con el reclutador. Lo hace desde la página web o desde la cuenta de Facebook de Apli y en idioma español, inglés y, en el corto plazo, en portugués.

Además de automatizar el reclutamiento, la plataforma utiliza la inteligencia artificial para mejorar la selección de los aspirantes. “Mejoramos la calidad de quienes vienen a la entrevista por arriba de 80%”, asegura Makarov, coCEO de la compañía. Apli comenzó reclutando candidatos para empleos eventuales o de fines de semana, hasta que las grandes empresas vieron que podían cubrir puestos permanentes.

En junio de 2018 iniciaron las pruebas piloto con las grandes empresas, con resultados de 50% de reducción en la rotación del personal en los primeros tres meses, asegura Makarov. La start-upcuenta con cerca de 15 clientes corporativos, como Femsa, Oxxo, Banco Azteca, Cinépolis y GNP, a quienes hace ‘trajes a la medida’ por volumen de contratación, nivel de rotación o necesidades de selección. De esa forma se convierte en un asesor estratégico para sus clientes.

Te puede interesar: Así es como reclutadores evalúan a los candidatos para una vacante

El modelo

La empresa vende su servicio por un pago mensual y varía según el nivel de complejidad de la solución, ya que puede contener pruebas psicométricas o de competencias blandas y duras. Según Makarov, el retorno que logran los clientes al utilizar sus servicios es de 200% en el corto plazo, por bajar la rotación, disminuir la pérdida de ventas o los gastos en capacitación y uniformes.

La start-up también apoya con el proceso de onbording del candidato a la empresa, para identificar los focos rojos antes de que la rotación suceda. En 2018, el negocio creció cuatro veces y la meta para este año es multiplicarlo por tres, un objetivo que Makarov asegura que están cumpliendo, ya que han llegado a conocer bien a su público objetivo para que no lo pierdan en el camino.

Una de las ventajas de la start-up es la masa crítica de aprendizaje que genera su robot, indica Christine Kenna, socia del fondo de venture capital Ignia, que ha invertido en la plataforma. “Son muy ágiles en digitalizar y, a través de la inteligencia artificial, perfilar candidatos a gran escala. Eso es algo que no hemos visto en otra empresa”.

Te recomendamos: 5 consejos para mejorar tu proceso de reclutamiento

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre