iStock

Por: Gabriel Pérez

De acuerdo con una serie de informes y documentos dados a conocer por Reuters, la empresa estadounidense ‘Johnson & Johnson’ sabía de la presencia de asbesto, también llamado amianto, en sus productos desde 1957, sustancia calificada como cancerígena tras ser expuesta constantemente al cuerpo o al ser inhalada.

No obstante y a pesar de ser consciente de la situación, decidieron no revelarla al público o a las autoridades, además de tratar de influir en los estudios sobre los efectos de los polvos de talco en la salud, afirma la misma investigación.

Esta situación los ha puesto contra las cuerdas, pues sus acciones en Wall Street se han hundido hasta 10%, perdiendo aproximadamente de 35.000 millones de dólares del valor neto de la empresa.

Lee: Manosa, el azúcar que podría hacerle frente al cáncer

Asimismo, se vieron obligados a pagar 4.690 millones de dólares a 22 mujeres que demandaron al gigante farmacéutico alegando que su cáncer de ovario fue causado por usar sus productos como parte de rutina de higiene diaria.

¿Por qué el amianto es peligroso?

Las preocupaciones sobre el vínculo entre el talco y el cáncer de ovario empezó en 1971, cuando científicos escribieron sobre el hallazgo de partículas de talco incrustadas en el tejido tumoral ovárico y cervical.

No obstante, la ciencia aún se encuentra en debate, pues algunos estudios han mostrado que hay un riesgo elevado en quien usa talco en su área genital por un prolongado periodo de tiempo, mientras que otros afirman que no hay conexión alguna.

De igual forma, cuando las fibras del asbesto en el aire son inhaladas, algunas alcanzan el extremo de las vías respiratorias menores en los pulmones, o penetran en el revestimiento exterior del pulmón y pared torácica, lo que irrita las células de su interior, provocando cáncer pulmonar, de laringe, mesotelioma, engrosamientos y derrames pleurales, entre otra serie de tumores malignos.

Podría interesarte: Volver al trabajo después de superar enfermedades como el cáncer

Peligroso pero permitido

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó a nivel mundial la eliminación de esta sustancia en cualquier producto por su índice de riesgo, aunque hasta hoy en día únicamente lo han hecho 65 países.

En EU es responsabilidad de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) el prevenir la contaminación de alimentos, medicamentos, cosméticos y productos con asbesto, aunque la sustancia no está prohibida en el país, por lo que puede seguir siendo utilizada.

En nuestro país, la responsabilidad corre a cargo de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS), dependiente de la Secretaría de Salud, quienes reconocen la toxicidad del asbesto y recomienda que las empresas controlen su uso, pero sigue autorizando su importación.

Por último, ante las acusaciones, el abogado de Johnson & Johnson negó en un comunicado rotundamente que estas sustancias se encuentren en sus productos y afirma que son totalmente seguros.

TE RECOMENDAMOS:

Mexicanos crean sensor que detecta oportunamente cáncer de mama

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre