Twitter / @ALEXDELMAZO

(EFE) – La muerte de 36 ejemplares de manatíes, hasta el momento, en el estado de Tabasco, tiene altas probabilidades de que haya sido provocada por el florecimiento nocivo de algas en cuerpos de agua, así lo informó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

El manatí es un animal grande, de aproximadamente 3 o 4 metros de longitud, y pesa entre 300 y 500 kilogramos. Se trata del único mamífero herbívoro en México, ya que éste consume algas, plantas acuáticas y pastos marinos. El manatí se encuentra en los estados de Tabasco, Chiapas, Campeche y al sur de Quintana Roo, según datos de Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

En una conferencia de prensa llevada a acabo en Villahermosa, capital de Tabasco, el comité ambiental, integrado por tres instituciones educativas, presentó los resultados de un análisis.

El doctor Jorge Goñi, del Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), dijo que el estudio “apunta a altas probabilidades de presencia de toxinas en cuerpos de agua por florecimiento nocivo de algas, las cuales podrían ser responsables de la muerte de la especie”.

Lee: Hallan 122 tortugas marinas muertas en playas de Chiapas

Para dar seguimiento a esta hipótesis, se planteó la creación de un equipo de científicos que analizarán estas algas y determinarán “si son la posible causa de la muerte de manatíes, así como determinar las zonas donde están floreciendo y contrarrestarlas mediante el incremento de flujo de agua”.

El comité para la atención de la contingencia por mortandad de manatíes en cuerpos de agua del estado de Tabasco recordó que a la fecha se han encontrado 36 ejemplares muertos.

La muerte de esta especie se está convirtiendo en un problema mayor en México, por lo que las acciones no se han hecho esperar.

El pasado 28 de junio, Profepa reportó la muerte de ocho manatíes y advertía que durante los últimos años las áreas de distribución y el tamaño de las poblaciones en México habían disminuido drásticamente.

Por si no lo viste: Muere vaquita marina horas después de ser rescatada

La institución atribuyó las causas de la muerte en aquel entonces a factores como la destrucción o modificación drástica del hábitat, el aprovechamiento no sustentable, las enfermedades o la depredación.

Arturo Núñez, gobernador del estado de Tabasco y Rafael Pacchiano, titular de la Semarnat, acordaron la instalación de una nueva mesa de trabajo, independiente al comité ambiental, para encontrar solución a las muertes de manatíes en ríos de la entidad.

Ambos funcionarios se reunieron con motivo del comité y pactaron incorporar un grupo interinstitucional para resolver situaciones críticas de índole social, entre ellas la muerte de estos sirénidos.

TE RECOMENDAMOS:

Cada década muere la mitad de delfines del Amazonas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre