Se considera un apasionado de la innovación educativa, ama viajar, los deportes -en especial del tenis-, fue voluntario en los Olímpicos de 2016 y ahora se prepara para Tokio 2020. Para Adolfo, de tan solo 24 años, sus sueño está en la transformación educativa y así impactar a un millón de niños en México. Para lograrlo ha formado Liks, un espacio que nació como un club de robótica y que ahora está a punto de transformarse en un hub en donde las ideas de los pequeños tomen forma y sus profesores encuentren las herramientas que les ayuden a impulsar el cambio.

¿Cómo nace Liks?

Cuando tenía 18 años empecé a dar clases de matemáticas a un niño -en el club de tareas de mi mamá- y descubrí que le costaba trabajo aprender matemáticas, sin embargo le gustaban los videojuegos y armar legos. Fue cuando le platiqué de mi experiencias en concursos de robótica y lo animé a prepararlo como hobbie. Finalmente en 2014 armamos un grupo de 10 niños para competir y al que ellos mismos nombraron Liks, que significa creadores en maya. Desde ese momento empezamos a participar en competencias como FIRST Robotics y Moonbots Google Lunar Xprize. En este último, tres niñas de entre 8 y 10 años ganaron el cuarto lugar mundial por el diseño de un robot para explorar la Luna; este logro que llamó la atención del director J.J. Abrams que plasmó en un cortometraje.

¿Cuál es la importancia de tener clubes de robótica en México?

Tras el éxito Moonbots Google Lunar Xprize dije ‘nuestro proyecto puede tener mayor impacto’. En ese momento me empecé a involucrar más en los temas educativos y pedagógicos, de ahí que decido irme a San Francisco como voluntario a un programa llamado Thinkering, impulsado por Gever Tulley que enseña lecciones de vida a través de la experiencias con el objetivo que los niños puedan construir algo más que ellos. Ya en México implementó las técnicas aprendidas y logro que los niños aprendan a través de proyectos de arte, ciencia y tecnología.

¿Cómo prepararnos para ser ciudadanos del futuro?

Nuestro objetivo no es solo enseñarles la parte técnica a los niños, lo más importante es darle un set de habilidades denominadas las cuatro “C”” (creatividad, colaboración, pensamiento crítico y comunicación). Los niños deben tener la capacidad de aprender de forma autónoma, de colaborar y enfrentar retos para tener éxito en cualquier situación o problema que les pueda surgir en su vida personal y profesional.

¿Hasta dónde quieres llevar a Liks?

Mi sueño es crear un un espacio donde escuelas, organizaciones y fundaciones puedan venir a capacitarse para mejorar la educación de México. Y para llegar a este objetivo en agosto voy a emprender un viaje por todo el mundo para conocer los mejores modelos educativos, pienso visitar algunos países nórdicos, Medio Oriente, Asia, Estados Unidos para regresar a México y darle a Liks la transformación que imagino.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre