El ABC de la transgénesis VS la edición genómica
iStock

Los productos alimenticios transgénicos alcanzaron su auge en la década de los noventa. Desde entonces, esta técnica para modificar el material genético de los mismos ha sido defendida por muchos y atacada por muchos otros, desde consumidores, pasando por ecologistas y agricultores, hasta los propios científicos, quienes no han logrado ponerse de acuerdo.

Ahora, otra tecnología enfrenta de nuevo a todos estos grupos: la edición genómica. ¿De qué se trata? ¿Cuál de éstas es mejor o peor? Y, lo más importante: ¿Es seguro consumir los productos que resultan de estos procesos? El doctor Luis Rafael Herrera Estrella, profesor del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) Irapuato, respondió estas y otras cuestiones en entrevista con Tec Review.

Resultado de imagen para fruits and vegetables

Transgénicos, ¿sí o no?

El método de la transgénesis o de modificar genéticamente un organismo consiste en introducir un gen a una planta que puede ser de la misma planta, de otra, o de un organismo totalmente distinto, explicó el experto.

“Aquí la objeción es que la presencia de genes extraños en sitios donde antes no estaban y que uno no puede predefinir donde se van a ubicar dentro del genoma genera incertidumbre sobre si esto podría alterar la química del producto provocando daños a la salud del consumidor, por ejemplo”, consideró.

¿Realmente puede ocurrir esto? La respuesta del doctor Herrera Estrella fue un sí. Sin embargo, destacó, en general, antes de que un producto sea comercializado es sometido a toda una serie de análisis que garantizan que tiene la nueva característica pero, en el resto, es equivalente al producto tradicional.

“Está demostrado: la cruza, por mencionar un caso, de dos maíces distintos (hay muchos tipos diferentes de maíces) genera un cambio químico espectacular; mientras que en el proceso de la transgénesis las alteraciones son pequeñas y se dan en apenas dos o tres compuestos químicos. Por ello podemos afirmar que los efectos son menores”, detalló.

“Además”, agregó, “a estos productos se les realizan todo tipo de pruebas, como de alergenicidad o toxicidad. Así, lo que llega al mercado es un producto extraordinariamente seguro. Llevamos consumiendo estos alimentos más de 20 años y, hasta la fecha, no hay ningún reporte de daños a la salud”.

Edición genómica, el nuevo debate

Los alimentos transgénicos son los que tienen genes que se les han introducido y que están en sitios donde antes no estaban. La edición genómica, por su parte, consiste en alterar las bases de los genes o de las regiones que regulan cómo se manifiestan los mismos. La diferencia más relevante para el consumidor entre el primer método y el segundo es que éste último ocurre de manera natural en todos los organismos vivos.

Siguiendo con el ejemplo de máiz, el doctor Luis Rafael Herrera comentó: “existen muchos tipos diferentes, lo que quiere decir que cada uno tiene mutaciones diferentes. La idea fundamental del CRISPR (repeticiones palindrómicas cortas agrupadas y regularmente interespaciadas), el sistema más utilizado para la edición de genes, es identificar los alelos e introducirlos de manera sistemática y en grupo a una sola variedad”.

Los alelos, aclaró el especialista, son versiones de los genes que le permiten al organismo hacer cosas distintas, como volverse tolerante a la sequía, resistente a la enfermedad, producir más grano o menos grano, por ejemplo.

“Esto no tendría riesgo porque son cosas naturales que ya existen en el maíz, (…) solo que, en lugar de que te tome 20 años reproducirlas o ampliarlas mediante cruzas, con la edición genómica puedes lograrlo en dos o tres años”, subrayó. “Así, no solo se ahorra tiempo y dinero, sino que se permite hacer muchos más ensayos”.

El profesor del profesor del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados considera que, en ambos casos, lo importante es hacer un uso responsable. “Siempre analizar las consecuencias y, a la vez, evitar sobre regularlo, porque muchas cosas positivas que podemos obtener con estas tecnologías pueden obstaculizarse si no damos las facilidades necesarias”, advirtió.

A la edición genómica ya hay grupos que se oponen, principalmente porque es difícil de entender, incluso, para algunos científicos, añadió el experto, quien opinó que debería de haber un enfoque donde no se califique el producto por el método de obtención sino por el producto mismo. “Sobre todo en el caso del CRISPR:  si voy a meter algo que ya existe en el maíz en otro maíz, nada más de manera más rápida y eficiente, ¿cuál es el problema?”, concluyó.

¿Qué es exactamente la edición genética y por qué puede cambiar al mundo?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre