iStock

Ver empleados con vestimenta casual -jeans, camisa y tenis- es algo cada vez más común en las empresas, pues en la actualidad se busca que los trabajadores se sientan cómodos al momento de estar en la oficina.

Sin embargo, aunque esto parece algo bueno, Valerie Halfon, fundadora de Shop With Val, aseguró que esto puede resultar contraproducente y generar grandes índices de estrés o ansiedad, ya que las personas ahora tienen tantas combinaciones que les es difícil descifrar lo que es apropiado.

Lee: Por qué no deberías ofrecer ayuda a tus compañeros de trabajo

De igual forma, resaltó que esto puede ser aún más difícil para el sector femenino debido a que los atuendos pueden considerarse demasiado llamativos, muy cortos e inclusive, inapropiados.

Por otro lado, Sylvia Ann Hewlett, autora del libro Executive Presence, comentó que las mujeres además de preocuparse por vestir provocativas, tienen la carga adicional de hacerlo demasiado conservadoras, lo que puede interpretarse como ‘muy juvenil’ y no estar lista para una gran oportunidad, o parecer que ya están a punto del retiro.

Asimismo, Hewlett enfatizó que para que una mujer encaje y luzca como líder acorde al cargo que desempaña, se ve obligada a vestir de manera formal, pues un atuendo demasiado informal no inspira confianza, liderazgo, autoridad ni poder.

Podría interesarte: Google lanza plataforma web para los trabajos del futuro

De esta manera, los empleados, ya sea hombres y mujeres, se enfrentan a la difícil decisión de sus atuendos, pues pueden ser juzgados de manera incorrecta.

Con información de Expansión.

Te recomendamos: Esto es lo que tu jefe adicto al trabajo quiere que sepas

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre