Cortesía MIT Technology Review

Por Gabriel Pérez Díaz

Desde años atrás, existe la distopía futurista en donde se plantea un mundo en el que las estrellas cinematográficas, alcanzada cierta edad, se jubilarían y cederán sus derechos de imagen a los estudios para vivir eternamente jóvenes en los nuevos filmes.

Pues bien, actualmente no nos encontramos ante un panorama tan diferente. Hace no más de dos años, la franquicia de Star Wars estrenó ‘Rogue One: A Star Wars Story’, en donde se pudo apreciar a uno de los personajes más emblemáticos de la saga: la princesa Leia totalmente rejuvenecida.

Lee: IA sabrá qué película verás en tu próxima visita al cine

Y es que las herramientas tecnológicas permiten la recreación cada vez con más detalle del aspecto humano mediante los efectos especiales. Esta plataforma basada en ‘imágenes generadas por computadoras’ (CGI por sus siglas en inglés), dan la capacidad de resucitar -con increíble exactitud y realismo-, a actores que desafortunadamente fallecieron o ya no pueden actuar.

Para lograrlo son fundamentales dos vertientes: en la primera, se debe encontrar a sujetos jóvenes con una semblanza física y lenguaje corporal sumamente parecido al de la persona que se desea recrear.

Una vez que se cuenta con la disponibilidad del doble, este debe someterse a un estudio recubierto de luces LED en donde una serie de cámaras le tomará imágenes en distintas condiciones de luz, ángulos y posturas para elaborar un mapa digital de su rostro y fusionarlo con el del actor en cuestión.

En la segunda, quien fue seleccionado actuará como una marioneta tratando de imitar las posturas del personaje original de la mejor manera y su rostro será sustituido por el que se adquirió previamente.

Respecto al aspecto jurídico, esta tecnología se ampara en una antigua ley californiana gestada en 1984, la cual determina que los estudios pueden valerse de los acuerdos de cesión de imagen de los actores y actrices en determinados papeles de su pasado por un máximo de 50 años después de su muerte, fórmula ampliada ahora hasta los 70 años póstumos, como ocurre con los derechos de autor de obras como películas o libros.

Por si te lo perdiste: Matemáticas que suenan a Star Wars: la nueva sensación de internet

Por otra parte, Adobe desarrolló dos años atrás (2016) un software con la capacidad de imitar la voz de una persona a partir de unas pocas grabaciones, lo que incrementa la competitividad y excelencia en la recreación de imágenes.

ESTOS SON ALGUNOS DE LOS PERSONAJES QUE HAN RENACIDO CON LA TECNOLOGÍA:

Grand Moff Tarkin- Apareció en la pantalla grande dos décadas después de su muerte, la imagen del prolífico actor británico Peter Cushing se utilizó para recrear el papel del Gran Moff Tarkin en Star Wars.

Bruce Lee- Cuarenta años después de su muerte, el artista marcial fue seleccionado para promocionar un comercial de uno de los más famosos whiskys: Johnnie Walker.

Paul Walker- Tras su fallecimiento en un accidente automovilístico, se utilizaron hasta 350 tomas de CGI junto con algunas de larga distancia de sus hermanos para poder recrear su personaje en ‘Fast and Furious 7’.

TE RECOMENDAMOS:

La ciencia muestra cómo el ojo humano puede ‘crear fantasmas’

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Ingrese su nombre