¿Desperdiciamos nuestro desperdicio?