Paola Espinosa, una clavadista que deja huella