El planeta pierde su ‘piel’ por el cambio climático