Axie Infinity, el videojuego del que robaron más de 600 millones de dólares