Keiko, la orca asesina que jugaba con niños y no sobrevivió al mar