La investigadora que encontró cómo ser feliz, sin dejar la ciencia