Los hipopótamos de Pablo Escobar que se convirtieron en una pesadilla colombiana