Una píldora podría ser la solución a las diarreas recurrentes