Microsoft compra Call of Duty y Candy Crush; le apuesta al Metaverso