El despliegue final de James Webb: abrió su espejo de oro y ya es un telescopio