El telescopio James Webb despliega su parasol y sigue su ‘danza’ por el espacio