Adornar tu nacimiento con musgo y heno es dañino para el medio ambiente