No hay pruebas de que Ómicron sea grave o de que vacunas no funcionen, según la OMS