Ómicron no deja muertos en África; aumenta contagio en niños