Ómicron supera a las vacunas y a la “superinmunidad”, según los primeros hallazgos