Ómicron llega a Estados Unidos