¿Cómo puede sobrevivir una startup al Valle de la Muerte?