Jack Dorsey, el CEO que dejó Twitter