El padre que hizo un laboratorio en su departamento para salvar la vida de su hijo