Las ciudades seguras comienzan por ser incluyentes y amables