El antidepresivo que redujo el riesgo de muerte por Covid-19