La pandemia profundiza la brecha de género en la ciencia