La estampida de empresas unicornio latinoamericanas llega a Estados Unidos