El metaverso, la promesa de una realidad (virtual) perfecta