¿Necesitamos una dosis de refuerzo? Esto dice la ciencia