¿El home office está acabando con la colaboración entre equipos?