Una misión aérea de la NASA mide el deshielo en Groenlandia